Viaje relámpago a Bruselas..

¡Buenos días!

Acabo de llegar hace un par de días de una miniescapada a Bruselas con las mujeres de mi familia y vuelvo encantada… ¡Tres días muy, muy intensos!

Cada año hacemos una escapadita a una capital europea y, gracias a los vuelos low cost, nuestro destino en esta ocasión ha sido Bruselas, una ciudad pequeña, encantadora y muy apetecible. En nuestro miniviaje también tuvimos tiempo para escaparnos un día a visitar Gante y Brujas, dos de las ciudades medievales más mágicas de Europa, como salidas directamente de un cuento…

En definitiva, un viaje breve y muy bien aprovechado. ¡Una escapada superrecomendable! Por si alguien le sirve, aquí adjunto nuestro planning detallado de Bruselas (planning_Bruselas) y de Gante (planning_Gante) y más info de Brujas (guia de brujas)… Y para que os animeis, mirad que bonito:

Bruselas, La Grand Place de noche …

bruselas_grand place

… y el famoso (y pequeño) Manneken Pis!

Bruselas_Manneken Pis

Brujas, un bonito rincón…

brujas

… y Markt, la plaza principal!

brujas2

Gante, la plaza Vrijdagmarkt…

gante

… y un puente sobre el Lieve con la Iglesia de San Nicolás, el Belfort y la catedral de San Bavón al fondo!gante2

“El mundo es un libro y aquellos que no viajan solo leen una página”. – San Agustín

¡Feliz miércoles!

 

 

Tres días en Londres

 Hace un par de años hice una escapadita a Londres con mi amiga Elena. Era mi primera visita a la ciudad y fueron tres días intensos, divertidos  y muy aprovechados.

Londres es una ciudad enorme, vibrante, sorprendente y llena de contrastes. Es a la vez una y mil ciudades, ya que cada viajero encuentra lo que busca: la ciudad de las compras, la ciudad de la música, la ciudad del arte, la de los negocios… pero todas ellas inequívocamente, sin ninguna duda, a primera vista son…¡¡ LONDRES!!

Big-ben-Elizabeth-torre-londres

Como sólo teníamos tres días, organizamos cuidadosamente nuestro viaje mucho antes de ir, por lo que, aprovecho para daros algunos consejos previos:

–          Volamos a muy buen precio con easyjet, aunque muchas compañías de bajo coste vuelan a Londres con tarifas similares. Si lo cogeis con mucha antelación y sois flexibles con las fechas, podeis encontrar auténticas gangas.

–          El alojamiento en Londres es muy abundante pero bastante caro. Nosotras no queríamos pagar mucho, pero queríamos alojarnos en el centro, así que, optamos por el Easy Hotel Victoria. Se trata de hoteles de bajo coste con el mismo concepto que los vuelos: abaratar, cobrando aparte todo lo accesorio. Barato, correcto, aséptico, sin nada de más y… pequeño, ¡muy pequeño! (aunque suficiente para pasar tres noches). Si tuviese que buscar ahora, probaría a buscar en airbnb.com, una web de búsqueda de alojamiento entre particulares que funciona de maravilla.

–          En la web Days Out Guide, encontrareis ofertas 2 x1 para Londres muy interesantes. Hay que mirarlo  e imprimirlo antes de marchar, ¡echad un vistazo! A nosotras nos vino muy bien para las entradas a la Torre de Londres.

–          Os recomiendo también llevar mirado/localizado desde aquí el bus del aeropuerto a la ciudad y tener un poco estudiado el tema de los abonos de transporte (metro, bus…), para evitar perder demasiado tiempo allí…

Y una vez allí, ¡a pasear! En Londres hay miles de cosas de ver, pero lo mejor es pasear, perderse andando y andando entre la multitud de todos los colores…

Por si os sirve, os cuento nuestro planning:

–          Día 1: después de un auténtico brittish breakfast cerca de la estación Victoria, nos ponemos en marcha rumbo a Buckinham Palace. De allí, dedicamos un buen rato a recorrer (con audioguía, ¡imprescindible!) la maravillosa Abadía de Westmister. Despúes de la foto imprescindible en  el Parlamento y el Big Ben, cruzamos el Támesis hacia el London Eye, la gran noria que permite ver Londres desde las alturas. Por el siguiente puente, volvemos a cruzar el río hacía Trafalgar Square y la National Gallery, que alberga algunas de las obras maestras del arte universal y que, como todos los museos londinenses, ¡es gratuito! Después de comer tardíamente en uno de los muchos restaurantes chinos que nos encontramos, dedicamos el resto de la tarde a recorrer Leicester Square, Chinatown, Picadilly Circus y el Soho

–          Día 2: es sábado, así que, el plan de la mañana está claro: ¡el mercadillo de Portobello Road! Es inmenso y, buscando con cuidado, se pueden encontrar auténticas joyas vintage… Comemos una especie de picnic de supermercado sentadas al sol de febrero en Hyde Park, y despúes, en South Kensington, paseamos frente al Museo de Ciencias, el Museo de Historia Natural (que no visitamos por falta de tiempo, pero debe ser genial), el Victoria and Albert Museum de artes decorativas, muy recomendable,   Harrods, las emblemáticas galerías comerciales. A media tarde, cogemos un metro hasta el Brittish Museum, que alberga algunas de las mejores obras de arte de la antigüedad, como los mármoles del Partenón y la piedra Roseta. Dando un paseo, bajamos hasta Covent Garden, donde cenamos en su Central Market.

–          Día 3: la primera visita es la maravillosa Catedral de San Paul, que merece una visita detallada. Después, dando un paseo a través de la City, llegamos a la Torre de Londres, Esta antigua cárcel con 900 años de historia que hoy alberga las Joyas de la Corona  tiene mucho que contar… ¡visita imprescindile!. De ahí, a nuestra última visita de la ciudad: el Puente de la Torre.

Tras tres días intensos, exhaustas pero contentas, ¡vuelta a casa!

Aquí os dejo un breve resumen gráfico…

montajeLONDRES

Después de este post, me han entrado unas ganas terribles de volver a Londres…

¡Decidido! Antes de que acabe el año, escapadita segura… ¡ya os contaré! ¿Alguna recomendación?

 

 

Fin de semana en Madrid

Me encanta Madrid. Es una ciudad bulliciosa, auténtica, acogedora, y donde puedes encontrar cualquier cosa que busques. Por eso, intento ir al menos una vez al año a pasar un fin de semana, ir al teatro, visitar algún museo o aprovechar para hacer alguna compra especial…

madrid

El pasado junio visité la ciudad con las mujeres de mi familia (madre, tía y prima), en una especie de “finde de chicas”. Pasamos tres días estupendos, así que, quiero compartir con vosotr@s nuestro planning por si lo podeis aprovechar:

VIERNES

Dedicamos toda la mañana a visitar el Museo del Prado. Es maravilloso, podría pasar allí horas y horas… Recomiendo comprar la entrada por Internet previamente para evitar las colas. Intentad “ordenar” la visita siguiendo un plano del Museo, y animaros a alquilar las audioguías, ¡son casi imprescindibles!

Visitar el museo es agotador, así que, nos tomamos un descanso comiendo unos bocadillos en el Parque de Retiro. Reponemos fuerzas, nos relajamos un ratito y, sobre las 16:30 nos dirigimos dando un paseo por el Paseo del Prado, Cibeles y Gran Vía hasta nuestro próximo destino: el El Rey León en el Teatro Lope de Vega (Gran Vía, 57). ¡Qué decir de este musical que aun no se haya dicho! Solo puedo decir tres palabras: superrecomendable, irrepetible, espectacular…

Al salir del teatro, hablando atropelladamente, emocionadas, comentando cada detalle del espectáculo, paseamos por Callao, Preciados, la Puerta del Sol y la Calle Mayor, hasta llegar a la Plaza Mayor, donde tomamos un vino en una de sus tascas más castizas.

Después, como colofón al gran día que hemos pasado, cenamos en La Finca de Susana y tomamos una copa en la Plaza Santa Ana.

SÁBADO

Dedicamos la mañana a visitar la Plaza de Oriente, el Teatro Real, el Palacio Real (merece la pena la visita al interior) y la Catedral de la Almudena. Tras la mañana cultural, comemos picando allí y allá entre los puestos del Mercado de San Miguel.

Dedicamos la tarde a visitar tienditas especiales: subiendo por la calle Fuencarral (y su mercado) hasta Chueca, donde cenamos en Udon Chueca. Y… si aun os queda cuerda, ¿qué tal una copa en la maravillosa terraza del Hotel Room Mate de Chueca?

DOMINGO

Sólo disponemos de la mañana porque a las 16 cogemos el tren, pero, ¿qué puedes hacer en Madrid el domingo por la mañana? Sólo hay una respuesta: visitar el Rastro y perderse por la Plaza de Cascorro y las calles de la Latina

¡Misión cumplida! En dos días y medio, visitas la mayoría de las cosas que merece la pena conocer en una primera visita a la ciudad. ¡Ah! Y aquí os dejo el mapa que suelo utilizar cuando visito Madrid…

Mapa-turistico-de-Madrid

Este fue nuestro intenso fin de semana, ¿qué os parece? ¿Alguna recomendación para futuras visitas?

Dos días en Bilbao

Aunque soy cántabra, vivo en Bilbao desde hace años. Me gusta ser buena anfitriona, así que, preparé para los amigos y la familia que ocasionalmente me visitan, un par de paseos por la ciudad para que pudiesen aprovechar el tiempo por su cuenta mientras yo estaba en el trabajo.

Bilbao-Guggenheim2

Bilbao es una ciudad perfecta para descubrir paseando. De tamaño medio, muchas zonas peatonales, contrastes y rincones por descubrir…

Cuando visitas una ciudad con poco tiempo, ordenar el tour turístico es vital para no perderte nada importante. En mi plano, con dos paseos, ves todo lo fundamental de Bilbao, una ciudad moderna, cosmopolita y muy, muy acogedora. ¿Preparados?

Adelante…

Día 1 (ruta roja)

Partiendo de la Plaza Indautxu, en 3 minutos llegamos a la Alhondiga, un antiguo almacén de vinos, completamente reformado en el interior y con el exterior restaurado, que se ha convertido en un espacio multiuso de ocio y cultura. Merece la pena recorrerlo con detalle porque es una maravilla: tienda de cosas bonitas, cafetería, un par de restaurantes, una biblioteca de 3 pisos, gimnasio, piscina, terraza… Después, enfilamos la calle Alameda Rekalde hasta la Plaza Moyua. Seguimos recorriendo Gran Vía, repleta de tiendas, hasta la Plaza Circular y por la calle Navarra, pasamos la ría por el puente del Arenal, que desemboca en la entrada del Casco Viejo. El Casco, también conocido como “las siete calles”, es la parte más antigua de la ciudad, un entramado peatonal de callejuelas repletas de tienditas y bares entorno a la maravillosa Catedral de Santiago. ¡Pierdete en sus calles!

Día 2 (ruta azul)

Saliendo del Casco Viejo (podemos aprovechar para echar un vistazo a la Iglesia de San Nicolás), paralelos a la ría, discurrimos por el Paseo del Arenal, llegamos al Ayuntamiento, y seguimos por el Paseo Campo Volantín. Llegados a este punto, si tenemos tiempo y el día está despejado, merece la pena subir en el Funicular hasta Artxanda, donde nos esperan unas vistas espectaculares de toda la ciudad. El Puente de Zubi Zuri, una controvertida obra del arquitecto Calatrava nos lleva al otro lado de la ría, a la altura de las magníficas Torres Isozaki (así llamadas por el arquitecto japonés que las diseñó). Siguiendo paralelos a la ría en pocos minutos estamos en el Museo Guggenheim y Puppy, su florido perro guardián. El mejor sitio para descansar del paseo: el Parque de Doña Casilda o de los Patos, uno de los pulmones de Bilbao, que merece que dediquemos un rato para descubrir sus secretos. Ya repuestos, enfilamos Gran Vía para acabar nuestro paseo en la Plaza Moyua.

¡Ah! Estos paseos son tan cortos o tan largos como tú quieras. Cada uno puedo durar desde una hora a todo un día, ¡depende de ti!

Las explicaciones no están mal, pero siempre viene mejor un plano, ¿verdad?

paseosBILBAO

¿Alguna duda? ¿Alguna corrección? ¿Algo que se me ha escapado? Contadme…

Y siempre podeis ampliar esta información en la web del Ayuntamiento de Bilbao.